Bioderma

Pionero desde la década de los 70, BIODERMA ha adquirido una experiencia única poniendo la Biología al servicio de la Dermatología. Un enfoque científico diferente que se basa ante todo en el conocimiento de la piel y sus mecanismos biológicos para formular productos que se inspiran en la propia piel.

Toda la investigación BIODERMA se basa en el estudio de la piel sana, de sus células, y también de sus desequilibrios. La piel tiene su propio lenguaje y BIODERMA intenta incansablemente descodificarlo. Padece los cambios y las agresiones de su entorno. Por lo tanto, las enfermedades, los tratamientos farmacológicos, el envejecimiento y muchos otros factores pueden alterar su equilibrio y provocar funcionamientos incorrectos. La estrategia de BIODERMA consiste en reactivar los recursos naturales de la piel para ayudarla a resistir y restablecer su funcionamiento normal, el funcionamiento de una piel sana.

Basados en el respeto absoluto de la piel, los productos BIODERMA imitan sus mecanismos biológicos naturales, con sus componentes y su modo de acción. Para su formulación, BIODERMA selecciona los principios activos más puros, moléculas ya presentes de forma natural en la piel para conseguir una mayor tolerancia. Según el funcionamiento incorrecto observado, los productos BIODERMA preservan los procesos naturales, los activan o los restauran.

Desde siempre, BIODERMA se ha impuesto la misión de unir una perfecta eficacia con la mayor tolerancia, para cada tipo de piel y para cada patología. Para garantizar la mayor seguridad dermatológica, los productos BIODERMA contienen una cantidad muy limitada de ingredientes: los principios activos más puros con la dosis justa. Anticipándose a las recomendaciones de las autoridades sanitarias, BIODERMA tiende a excluir todos los ingredientes que no sean seguros desde el punto de vista dermatológico. Estos compromisos se concretan mediante una carta de formulación que se aplica a todos los desarrollos de productos y registra su superioridad en un método científico. Una decisión sin concesiones que explica por qué los productos BIODERMA mejoran la tolerancia de la piel y la ayudan a ser menos reactiva. Por eso, todos cuentan con el complejo natural patentado DAF (Formulación Dermatológica Avanzada).